the summer of the donkey inside the happy flowerpot

Es una  exposición que esta compuesta por dibujos y esculturas de reciente producción del artista poblano Marcelino Barsi. A partir de obras digitales producidas en el Ipad y una serie de esculturas de yeso, poliuretano y unicel además de  dibujos de gran formato que abarcan el espacio de la galería, Marcelino indaga en las posibilidades expresivas de los materiales y busca asociaciones lúdicas en donde el montaje de las obras, dentro de las salas de la galería, hacen de la exposición una instalación  de arte envolvente. Sus procesos de producción están basados en la inmediatez de los materiales y las herramientas y el trabajo directo con éstos recursos, mucho de su tiempo de producción lo ocupa para rastrear referencias e imágenes para luego integrarlos es sus composiciones que realiza en programas digitales en el Ipad. Y toca los grandes temas, desde la representación de la figura humana desde los cánones griegos hasta las complejas referencias simbólicas en la construcción de las banderas nacionales. Pero esos temas son secundarios a la hora de enfrentarse al trabajo de Marcelino, lo que se hace evidente a primera vista, por su rareza y su frescura, es una actitud genuina y una voluntad creativa del artista que atrapa la mirada del espectador y lo lleva a adentrarse en un mundo lleno de sutilezas de gran potencial artístico. Para la pieza central, que es una escultura que parte de la tradición del monumento ecuestre, Marcelino hace uso de materiales livianos, como unicel, foamular y poliuretano, para construir una escultura de gran formato, que abarca casi todo el espacio de la sala central. En esta obra se hacen evidentes referencias sobre la historia de la escultura ecuestre y el simbolismo que representa el caballo en diversas culturas, pero a Marcelino no le interesa rendir ningún tributo con su obra, al contrario, busca cuestionar todo ese bagaje de una manera atrevida y sin prejuicios, con mucho humor y otro tanto de poesía. El trabajo de Marcelino es un vaivén entre la producción de dibujos y collages en el Ipad y el trabajo escultórico que produce en su taller, en el que siempre  hay un sentido lúdico en la forma de abordar la transformación de los materiales y las referencias y en cada pieza que se presenta en la exposición se hace evidente. Alejado del contexto artístico local por más de 5 años, Marcelino regresa con su primera exposición individual en la galería con una propuesta fresca y divertida. su obra interactúa con objetos del día a día, desde bolsas de chips hasta tapas de café, a través de un proceso de manipulación de material busca darles otra lectura a los objetos.
Compartir:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp